¿Vale la pena invertir en Forex?

Rate this post

FOREX es un acrónimo derivado del inglés Foreign Exchange, que significa “cambio de moneda extranjera” (también se le conoce como FX), y es el mercado financiero más grande y líquido del mundo.

En palabras simples, es comprar y vender monedas de los diferentes países. Dado que en este mercado las divisas se comercian en tiempo real, las personas intercambian una moneda por otra y obtienen una ganancia por esa transacción. Las ganancias se obtienen cuando uno es capaz de precisar qué valor de divisa se incrementará al final de un período pre-determinado.

Las transacciones no están centralizadas en una bolsa. Por lo tanto tienen lugar en todo el mundo a través de las telecomunicaciones. El comercio está abierto las 24 horas del día desde la tarde del domingo hasta la tarde del viernes.

invertir en forex

En casi todas las zonas horarias de todo el mundo, hay comerciantes que citan las principales divisas; tras decidir cuál es la moneda que el inversionista desea comprar, él o ella lo hace a través de uno de estos comerciantes. Estos brókeres dan a sus clientes enormes cantidades de margen, es decir, te prestan el dinero que no posees para que inviertas lo que necesitas. Hay algunos que pueden ofrecerte hasta el 99% de la inversión poniendo vos solamente el 1% restante en una transacción.

Algo importante es que éstos no son regulados por las comisiones del intercambio de valores, porque ellos no venden valores; por esto, no están obligados a limitar el apalancamiento que ofrecen a sus clientes, y es aquí donde podés ganar o PERDER mucho dinero.

¿Cómo funciona el Forex?

Como mencionamos inicialmente, Forex es un mercado de divisas. El objetivo del inversor es anticipar en qué sentido van a variar las cotizaciones de las principales monedas, con el objetivo de comprar y vender en el mejor momento, y maximizar su beneficio.

Para este objetivo dispone de una herramienta, llamada apalancamiento. En realidad se trata de que se nos permita comprar más que con el dinero del que disponemos. Podemos comprar el doble, diez veces más, cien veces más e incluso con algunos operadores hasta 400 veces más. En este último caso se hablaría de un apalancamiento de 1:400.

La ventaja del apalancamiento es evidente. Si con un euro podemos comprar por 400 euros de una divisa, podremos ganar mucho dinero, incluso con pequeñas variaciones de cotización.

Por suerte, los sistemas de Forex suelen tener un sistema de salvaguarda que vende automáticamente las divisas en caso de que la aportación real de dinero sea alcanzada por la pérdida latente. Dicho de otra forma, con un apalancamiento de 1:400, si el mercado varía en mi contra en una proporción de 0,25%, automáticamente se venderá mi inversión para que no llegue a deber más de lo que aporté. Esto implica un riesgo muy alto de perder todo lo invertido.

Evidentemente, cuanto mayor sea el apalancamiento, más pequeña es la variación necesaria para perderlo todo y entonces mayor es el riesgo. Con apalancamientos menores el riesgo baja, pero también lo hacen las ganancias.

Si no conoces nada al mercado de divisas, invertir en Forex es algo similar a un juego de azar. Puedes meter 100€ y triplicar tu inversión sin demasiado problema, al igual que lo puedes perder todo. Si conoces el mercado de divisas o quieres aprender a entenderlo, entonces puede que seas capaz de anticipar algunas variaciones y sacar algunos beneficios.

También necesitas estar extremadamente informado para poder anticipar las variaciones de las divisas. Aquí hay que tener en cuenta la oferta y la demanda, por encima de los otros cambios mencionados anteriormente, ya que son menos frecuentes. Si una moneda se demanda mucho, su oferta baja por lo que el valor de dicha moneda crecerá. Por el contrario, si la demanda es escasa, la oferta crecerá para vender más y aumentar la demanda y el consecuente crecimiento en el valor de la moneda.

Probablemente tengas que hacerlo con apalancamientos pequeños para no perderlo todo en pequeñas variaciones que siempre ocurren en mercados tan volátiles. En cualquier caso, aquí es buen momento para recordar nuestro consejo de sentido común: solo invierte en lo que entiendes perfectamente. Si tienes duda de llegar a poder anticipar las variaciones del mercado de cambios, mantente alejado del Forex al igual que tienes que huir de la bolsa si no estás dispuesto a aprender los fundamentos del análisis financiero de las compañías cotizadas.

Al final ¿valdrá la pena invertir en Forex? Eso dependerá de ti. Si eres una persona que le gustan las finanzas y esta anticipación donde no sabes qué pasará con tu dinero, entonces quizás sea el negocio perfecto para ti. Solo recuerda que “gustar el negocio del Forex” no es suficiente. Debes tener determinación para hacer las cosas bien y para lograr el objetivo que te propusiste desde el inicio.